Eliminar Obstáculos 1

Limpieza kármica y prácticas de purificación

Los antiguos alquimistas refinaban los ingredientes internos y externos y lo hacían teniendo bien claro que en el interior de todo lo creado reside la semilla de la perfección. El esfuerzo en desarrollar nuestro potencial espiritual más elevado no se logra adquiriendo algo que nos falta en nuestra vida, sino en desvelar la semilla de la perfección que siempre ha estado dentro de nosotros.

Las técnicas energéticas son el medio a través del cual se eliminan los obstáculos que oscurecen lo que los antiguos daoistas nombraron, “La Mente Original.” Teniendo en cuenta que la perfección está dentro de nosotros, el trabajo energético se puede dividir en tres amplias fases:

  • Primero: eliminar los obstáculos que oscurecen La Mente Original
  • Segundo: fortalecer y mejorar la calidad del flujo energético y
  • Tercero: armonizar y estabilizar la circulación energética, eliminando fluctuaciones y experimentando directamente La Mente Original. Sin la habilidad para desintoxicarse, los organismos vivos perecen.

Asimismo, la habilidad para superar obstáculos adquiridos en esta vida o heredados, es esencial para el desarrollo personal. A menudo, por falta de directrices claras, los practicantes ponen su empeño en intensificar la circulación energética sin previamente liberar los obstáculos físicos, emocionales o mentales que limitan la fluidez.

El resultado es que el aumento en vitalidad, potencia todo lo que está en nosotros, muy especialmente las emociones negativas estancadas. Cuando se aumenta el flujo energético pero los obstáculos siguen presentes, la energía se nota más en los lugares en que encuentra mayor resistencia a su paso.

Esta situación se manifiesta como síntomas a nivel físico e inestabilidad a nivel emocional y mental. Los obstáculos no se producen si una causa previa, y las causas previas tienen que ver con algún tipo de acción que ha generado reacciones negativas. En el principio de acción-reacción está basado lo que se conoce como el karma.

La superación de karmas negativos comienza generando acciones positivas que producen resultados positivos, para que, en las palabras del I Ching, “contrarrestamos lo negativo aumentando lo positivo.” Son infinitas las formas con las que podemos generar resultados positivos: con bondad, pensamientos positivos, visualización, mantras, dedicando actos positivos a otros, etc.

En este nivel tomamos conciencia de lo importante que es mantener un programa intenso de purificación de obstáculos tanto personales como de los existentes en nuestras relaciones.

FECHAS